fbpx

No te olvides de respirar

El cuerpo nos habla y nos pide atención! Hoy te traigo algunos tips para pasar esta cuarentena un poco más relajado y más presente.

Sólo necesitas dedicarte un momento, disponer de un tiempo para vos y tu salud física y mental y vas a notar grandes resultados, que seguramente pasada la cuarentena también logres mantener.

En estos momentos de cuarentena, es normal que experimentemos diferentes emociones, euforia, desgano, alegría, excitación, preocupación…pares de sentimientos opuestos y tus emociones son algo así como una montaña rusa. Y así claro…tu cuerpo se expresa.

La clave de todo es la RESPIRACIÓN. Todos respiramos voluntaria e involuntariamente, pero a veces no de la forma correcta. En algunos casos, a medida que pasan los años se va perdiendo la respiración con la que nacemos, también llamada abdominal. Como te contaba, la clave es respirar correctamente, ya que respiración agitada = mente agitada, respiración tranquila = cuerpo y mente en calma.

Te propongo lo siguiente:

  • Primero observá atentamente de qué forma respiras. ¿Se expande la zona del abdomen o del tórax? ¿Respirás por la nariz o por la boca?
  • Ahora, sentate donde gustes y estés cómodo, con la espalda derecha, las piernas cruzadas o estiradas y llevá ambas manos al abdomen, percibiendo como se expande al inhalar y se contrae al exhalar. Intentá que las respiraciones sean siempre por la nariz, tanto al inhalar como al exhalar.
  • Permaneciendo en esta postura, tomá conciencia también, del aire frío que ingresa por la nariz y del aire tibio que egresa por ella.
  • Ahora que ya sabes que es importante respirar por nariz y desde el abdomen, agreguemos un pequeño plus. Haremos unos suaves movimientos con el cuello, lentos y sin apuro. Comencemos! Cuando exhales, llevá el mentón al pecho, hasta donde llegues. Con la siguiente inhalación, dirigí el mentón hacia el hombro derecho, exhalá al centro y al inhalar llevá el mentón hacia el otro hombro. Continuá haciéndolo durante algunas respiraciones y luego volvé a incorporar la cabeza inhalando profundamente.
  • Si podés, permanecé algunas respiraciones sólo sintiendo el aire ingresar y salir de tu cuerpo, esboza una sonrisa y sentite agradecido.

Cuando lo creas necesario, porque insisto es importante que puedas escuchar tu cuerpo y emociones, realizá estas respiraciones.

Es importante en estos momentos donde todo está tan diferente, poder parar y sentir. Parar las actividades, o pausarlas, observar cómo te sentís y respirar. Al aquietarse la mente te aseguro que podrás pensar más claramente, relajarte y tomar las decisiones correctas.

Cuando te preocupes, respirá. Cuando te angusties, respirá. Cuando te enojes, respirá. Siempre hacelo de forma consciente y mantenete en el momento presente, ni en el pasado, el cual no tiene forma de ser revertido, ni en el futuro, que no es más que la mente ansiosa pensando algo que puede o no ocurrir.

Espero que puedas aplicar estos tips.

 

NAMASTE.

Anush De Bellis Asiain.

Profesora de Yoga – Instructora de Meditación – Capacitadora en Yoga para Niños.

Realiza un Comentario

Tu Email no sera publicado