fbpx

SI, EL ESTRÉS TAMBIEN NOS ENVEJECE

Porque si el estrés nos daña en todos los aspectos y ámbitos de nuestra vida, no iba a quedarse atrás en el mundo de las emociones, y no pasar factura primero a la piel del rostro.

IRRITACIÓN, ACNÉ Y ENFERMEDADES DE LA PIEL

La ansiedad y el estrés de forma continuada provocan la liberación de histamina, que está relacionada con la respuesta alérgica. Junto a ella, se genera una mayor producción de adrenalina y cortisol, que producen desajustes hormonales y debilitan nuestro sistema inmunológico. Estos desequilibrios acaban provocando la aparición de picazón y enrojecimiento, urticarias. A esto hay que sumar que, al verse afectado nuestro sistema inmunológico, aparecen herpes, dermatitis y psoriasis o el empeoramiento de esta enfermedad. Por su parte, estas alteraciones hormonales descontrolan también la producción de grasa en la piel, haciendo que aparezcan pequeños granitos, que además se agravan por la producción de cortisol, más particularmente.

ENVEJECIMIENTO PREMATURO

Pero no sólo por esto el cortisol es el principal responsable de que el estrés se convierta en el enemigo número uno de la piel. La producción de esta hormona provoca la descomposición acelerada del colágeno y la elastina a un ritmo mucho mayor del correspondiente de forma natural dando como resultado la aparición temprana de arrugas y líneas de expresión. Además, se daña el ADN celular, afectando, de forma concreta, a la parte encargada de controlar el envejecimiento de las células. Esto hace que se dañen rápidamente o que sus procesos de renovación celular se vean ralentizados.

Si por algo además es famoso el estrés es por afectar directamente a nuestro sueño, la falta de sueño también es otro de los factores que intervienen en la regeneración celular, una baja regeneración celular colabora en la aparición de arrugas y en la perdida de luminosidad.

QUÉ PODEMOS HACER?

En primera instancia debemos trabajar para reducir el estrés, en los tiempos que vivimos puede resultar una tarea titánica por lo que te recomendamos poner la “Operación Calma” en marcha, podes comenzar a interiorizarte en las técnicas de relajación, el yoga,  y la práctica de ejercicio físico con regularidad ( lo que mas te guste) como caminos alternativos para eliminar tensiones, favorecer una vida equilibrada y una piel mas sana.

Además, es fundamental que acompañemos con los tratamientos adecuados para nuestra piel, para ello es conveniente acudir a nuestra cosmetóloga y evaluar juntas las necesidades de nuestra piel y que caminos tomar para recuperarlas.

En casa? Incorporamos el ABC beauty: higiene + tonificacion + hidratación ( y le agregamos el protector solar, fundalmental!)

Si tenes dudas acerca de tu rutina o crees que “te falta algo” podemos coordinar una higiene profunda y un diagnóstico de tu piel. Escribinos!!





    Realiza un Comentario

    Tu Email no sera publicado