Te dejamos unos tips para que seas consciente de tu respiración y puedas disfrutar de sus beneficios.

 

A cada emoción que experimentamos, le corresponde un ritmo respiratorio. Al prestarle atención a ese tema, podemos lograr la calma y controlar que no se nos escape toda nuestra energía. Estar atentos a cómo el aire ingresa en nuestro cuerpo no  sólo nos relaja reduciendo el estrés sino que además nos vuelve de centrar en nuestro eje.

Te dejamos tres técnicas para que te propongas realizar:

 

 

Practicar ejercicios de respiración a diario es una gran herramienta para lograr una relajación profunda, descansar la mente mientras a su vez eliminamos toxinas. ¡Ponelo en práctica!