Piel Sensible & Rosácea

La piel sensible puede manifestarse en cualquier biotipo cutáneo, es por eso que se deberá seleccionar el producto de higiene, hidratación, brumas descongestivas y cremas antiedad, que mejor se adapten a los requerimientos de cada caso.

Pueden manifestar sensación de incomodidad, como calor, ardor y rojeces. Debemos evitar el “shock térmico”,  los cambios bruscos de temperatura, el frío excesivo y la acción del viento alteran el manto hidrolipídico que protege nuestra piel.

Controlar y evitar que estos síntomas se instalen es fundamental para mantener  la salud de nuestra piel.

La rosácea es una dematopatía inflamatoria de desarrollo gradual y progresivo. Se localiza en la región medio facial.

Cuando esta rojez (eritema) se hace persistente, y aparecen dilataciones capilares (telangiectasias), estamos en frente a una rosácea en su primer estadio.

Si el cuadro avanza y no es tratado a tiempo, se observará una fase inflamatoria, la piel se verá engrosada y aparecerán  pápulas y pústulas;  ya en etapas más avanzadas  puede presentarse en la nariz (rinofima),  en mentón,  en el lóbulo de las orejas y en la parte del pabellón auricular (otofima).  También puede afectar a uno o ambos ojos.

 

Factores desencadenantes:

 

  • Fragilidad excesiva de los capilares sanguíneos en la zona media del rostro.

 

  • Factores emocionales como el enojo y el estrés.

 

  • Comidas bebidas calientes y picantes.

 

  • Factores externos ambientales como el viento,  el sol, el frío intenso, la hora de radiación y el tabaquismo.

 

  • Factores hereditarios.

 

Te recomendamos acercarte para el debido diagnóstico de tu piel, además  de elegir el tratamiento más adecuado también recibirás la recomendación de los productos que generen un cambio efectivo y visible en tu piel.

Consultas y turnos al 223 451 4439 o 223 693 1859. Olavarría 2938 1B

Leave a Reply

Your email address will not be published.